7.11.06

una ninfa



La conocí en las puertas del cementerio. No sabía todavía que era austríaca (ese fue un encanto posterior). Llegó a mí un sonido extraño y sutil, como proveniente de una máquina celestial que nunca había visto: una terrible ninfa armada con los poderes órficos: su voz, una delicada serpiente hecha con el material con el que se hacen las nubes. Por supuesto, arrasó mis defensas (soy insalvablemente sensible a la belleza) y quedé hechizado, preso de su acto de magia (que tuvo el poder de librarme hasta de mí). Supe que así debían sentirse los que oían el canto de las sirenas y se arrastraban, tras ellas, hacia la perdición. Supe, también, que tenían razón. Las paredes del cementerio: del otro lado los muertos (o sea: un espectáculo turístico). Y aquí, de este lado, tener un alma volvió a tener sentido.
La experiencia no es algo comunicable (en eso consiste la soledad), pero fue, más menos, algo así:




*

(Más tarde me enteraría que ese instrumento se llama hang, y que es suizo, que ella tenía 23 años, que se llamaba Andrea, que suele tocar por las calles de San Telmo, que es bailarina.
Supongo que, eventualmente, nos sobrepondremos al desencuentro.)

9 comentarios:

Laura Hammer dijo...

A mi me encantó la descripción,
casi, casi

senti tu alma palpitar a su encuentro,

en fin,


Impresiones.

Rain dijo...

¡Debret Viana!

Filmaste a una musa.

Me hizo pensar en mi musa bebé que se llama Doria y ya está dando sus primeros pasitos.
Tiene el mismo perfil y los cabellos un poco más oscuros.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
¿esa es su voz?

el sonido que emite aquel instrumento, es tan delicado... y me dan ganas de escribir, de cantar, a la vez siento algo que sería como un saudade.


Llevaré este post con video en la mente y en la imaginek:

sin duda eres un esteta.

Debret Viana dijo...

sí, es la voz de ella, Rain, solo que por alguna razon el video está desfasado y no coincide con el sonido (las peripecias tecnológicas!). Es una suerte que te guste: a mí me resultó hipnótico, y decidí que debía haber más almas sensibles que se fascinarían con esta bellísima música. Es un placer haber sido el medium entre dos estelas.
abrazo.

laura: de acuerdo: debí desaparecerme más y dejarla cantar a ella, que merece toda la atención. culparé al entusiasmo.

George dijo...

hacer música en una cementerio... y en los cementerio también bailan, aun no escucho la melodía pero ya escoy comenzando a imaginarla...

Debret Viana dijo...

pero con la modernidad no se puede: un policía interrumpió esa belleza; parece que exaltaba a los muertos.

Anónimo dijo...

Hermosa tu ninfa...

Debret Viana dijo...

creo que su belleza es una de las pocas cosas incontestables.

Laura dijo...

hermosa mágica casi irreal ...seguro que crusó a este mundo solo para que tú la encontraras unos minutos...nos llena de su suavidad y vuelve a viajar...

abrazos, realmente preciosa armonía

Debret Viana dijo...

laura: a esta altura, signado por desencuentros y ausencias, temo que esa muchacha fue un destello que descendió de los cielos, una verdadera ninfa que intervino a algunos mortales un instante leve, pero trascendente.
abrazo.