17.5.07

para remediar la vanidad de pretender que somos responsables de tanta melancolía (y explicar por qué la tristeza es un estado sereno)

La vida en sí misma no es desesperada, sólo ligeramente melancólica. Algo difuso en la luz del día, impalpable como el lenguaje, da a las cosas un aire de melancolía que viene de mucho más lejos que nuestro inconsciente o nuestra historia personal.

Jean Baudrillard

2 comentarios:

ale dijo...

sí, extrañamos a jean...

Andromeda Velut Lua dijo...

La vida es una gran obra de teatro, en donde representamos diferentes papeles dependiendo del escenario y del capítulo en el libreto, tiene un saber agridulce y está matizada de claroscuros, llena de sorpresas y sinsabores, pero por alguna razón seguimos aquí y ahora.

Me sorprende este blog, lleno de tantas letras que alimentan el alma… saludos desde la redacción catatónica…