5.3.09

.


La historia de mi vida se resume en esto: cada vez que tengo que ponerme las medias, solo encuentro una. 
Y yo, con una media, peor que sin ninguna, me veo de pronto incompleto, absurdo, inhabilitado para la vida social, obsoleto; y no me queda más remedio que dedicar todo mi tiempo a dar caza a la media que me falta y revolver cada cosa de mi casa - los restos objetales de mi pasado - con el ansia de que tal vez debajo o detrás de algo se encuentre la media ausente pero en lugar de eso encontrar otras cosas, que creía olvidadas o perdidas, que se enredan en mí y me demoran. 

Y todo esto en lugar de sacarme la media que tengo puesta y seguir hacia adelante (que sería tanto más lógico y más sano).

8 comentarios:

Ana Laura dijo...

Ese tono me ha gustado.

Debret Viana dijo...

pero, qué tono es ese??

Ana Laura Serra dijo...

Uno fuera de la letania persistente de los precedentes. Uno, vale decir, intrascendente, sin pretensiones ni abusos de la lengua. Uno que, como toda simpleza, esconde los cimientos debiles y atestados de grietas. Uno no explicito, pero inquietante. Uno que se sabe lejos del mejor, pero quizas uno de los mas efectivos. Es decir, el que hace sonreir como escape al vacio, donde la sonrisa se funde en una mueca de duda y miedo.

Ese tono es fantastico.

Debret Viana dijo...

¿Por qué será, Ana, que la gente se atreve a sugerir que nuestro peinado era espantoso justo ahora que fuimos a la peluquería y este peinado les sienta mejor?

Noto, sin embargo, en la precisión de tu halago, un vicio cortazariano no resuelto.
un beso, muchacha.

Ana Laura Serra dijo...

Nunca dije que no me gustara lo anterior, dije que esto me gusta mas.

Por que un vicio no resuelto? Vos me preguntaste, yo especifique.

Te sigo leyendo, toma eso como halago.

Un beso, ninho (sin enhes).

antonia obiol y corcoll dijo...

Una media perdida puede ser reemplazada por otra que en otro tiempo fue hermana de alguien, el color poco importa... solo es grave si convulsionas por el error...

Saludos

Debret Viana dijo...

No.
Para nada.

Veo que no has comprendido la trascendencia metafísica de este asunto.

nada es susceptible de ser sustituido por nada. Solo reemplazan cosas quienes no han sabido aprehender la unicidad de las cosas.

además, el texto habla de un síntoma, del que la media es una mera excusa. y ese síntoma compromete la existencia, la identidad y la politica checoslovaca.

antonia obiol y corcoll dijo...

El humor,
lo cotidiano,
las despedidas,
los colores...
bien pueden ser parte
de la identidad y la politica
checoslovaca

Pronto llegare al medio siglo
y creeme todo puede ser sustituido...

Saludos