3.6.06

( )

Debret Viana promete: ni bien organicemos la tristeza, el desamparo, el frío y la melancolía, terminamos la novela.

3 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Ojalá esa organización destierre la tristeza. Saludos

ana dijo...

Si lo logra, cuénteme cómo se hace.

Debret Viana dijo...

ojalá, Isabel. pero apenas si me permito creer que la organización delimitará los territorios ya sofocados de tristeza, para al menos dejar libre el mapa de suelos que todavía no naufragaron.
___
y Ana, no creo que se consiga lo prometido. en todo caso, es parte de lo inenarrable.