4.9.11

3

Creo en pocas cosas y una de esas pocas cosas en las que creo es que, cuando existe dubitación entre dos caminos a tomar, es imprescindible emprender un tercero. Así en todo. Siempre. Cuando dudamos entre dos mujeres, esa duda ha de resolverse en la tercera. Cuando no sabemos si ir a veranear a Gesell o a Mar Azul: Sebastopol. Etc.
No es mucho, pero es un principio. Son casi las 8am, y me convendría ir a la cama. Pero: el "Houellebecq o Palahnouk?" se ha resuelto: Coetzee (diario de un mal año) y Nooteboom (tumbas de poetas y pensadores).

Un sudafricano y un holandés resuelven en mí la puja entre un estadounidense y un francés. Ahora sí, el sueño.  

3 comentarios:

RomiCi dijo...

No quiero ser mala persona y poner en duda una de las pocas cosas en las que creés, pero elegir una tercera opción resuelve la puja o la tapa por un rato?. -No quise serlo pero lo fuí-.
:P
Saludos.

Debret Viana dijo...

ni una ni la otra: dialéctica no-ortodoxa: se reconoce un nudo irresoluble, y se ejerce un artificio sagrado: el desvío.
saludos.

Mariposa dijo...

Llegué aca por los limones que vuelan, y te digo que me quedo! Tambien voy a ver si puedo poner en practica tu teoria!